Hojas Sueltas·Inhalando Líneas

Post-it #3

En realidad, todos y cada uno de los lectores son, cuando leen, lectores de sí mismos.
La obra del escritor no es sino algo así como un instrumento óptico que le brinda al lector para permitirle distinguir lo que, sin ese libro, quizá no habría visto en sí mismo. Que el lector reconozca en sí lo que dice el libro es la prueba de la verdad del libro; y viceversa, al menos hasta cierto punto, pues la diferencia entre ambos textos se le puede con frecuencia imputar no al autor, sino al lector.

 
– Marcel Proust
 
(Vía: Calle del Orco)
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s