Clásicos·Inhalando Líneas

Carta al Padre – Franz Kafka

Como el mismo título del libro lo dice, Franz Kafka le redactó una carta a su padre en la que le decía lo que nunca pudo decirle en persona.

Le reprocha el autoritarismo y la dominación que tenía para él en su estilo de vida y en la educación, con una madre que actuaba a lo que decía el marido, hacía lo que él quería, decía lo que él quería oír.

images

La niñez y la juventud de Franz estaban dominadas por el padre quien no lograba que los hijos aprendieran mejor de él; lo único que logró es que lo odiaran y cada cual hizo una versión mala de lo que él no quería. Con el pretexto de siempre echarles en cara de que él había sobrevivido y llegado a donde está por méritos propios, humillaba  a la familia; los hacía ver como unos parásitos, Nadie podía expresarse; los trataba como inútiles, les decía cerdos cuando estaban comiendo, pero él no daba ejemplo porque hasta las uñas se las cortaba en la mesa.

«Las cosas te parecían más o menos así: a lo largo de tu vida has trabajado duramente, sacrificándolo todo por tus hijos y sobre todo por mí»

Kafka no abandonó su hogar ni se enfrentó a su padre por miedo, por lo que le llegase a pasar a él y a sus hermanos por eso no lo hacía, siempre permaneció con él, aunque las hermanas si tuvieron esa valentía de huir. Siempre tenía sentimiento de culpa, pensaba que todo lo hacía mal y por esa razón el padre lo trataba de esa manera. En esta carta Franz escribe pensando en los demás o por los demás, no solamente describe sus sentimientos sino lo de todos aquellos que lo rodeaban.

El sentimiento de miedo y de respeto o de grandeza hacia su padre es inexplicable. Hay una parte en la que el escritor redacta las cosas positivas del padre pero apenas son unas 7 líneas. También él demuestra su inferioridad: «Yo no tenía ningún sentimiento», «El asunto sobrepasa con mucho mi memoria y mi inteligencia», «Niño despistado y desobediente, siempre considerando una huida», «Ante ti yo no podía hablar ni pensar», «Yo, el esclavo», «Niño malicioso, vago, avaricioso», «gusano», «Bicho», «Mi frialdad, desagradecimiento, distanciamiento», «Incapaz para el matrimonio», «Parásito», etcétera.

El padre de Kafka, un personaje grande; fuerte, con voz potente, deportista, determinado, perseverante, severo, bueno en los negocios.

Franz Kafka, flaco; débil, inseguro, asustadizo, incapaz, falto de seguridad en sí mismo, hipersensible.

En el libro:

  • Siempre te he rehuido, encerrándome en mi cuarto, con libros, con amigos alocados e ideas exageradas.
  • Y aún ahora el intento de contestarte por escrito resultará muy incompleto, ya que también al escribir me inhiben el miedo y sus consecuencias y porque el tema, por su magnitud, excede en mucho tanto mi memoria como mi entendimiento.
  • Es probable que aun habiendo crecido lejos de tu influjo, no hubiera sido lo que tú quieres. Me habría convertido tal vez en un hombre tímido, angustiado, vacilante, inquieto, no un Robert Kafka o un Kart Hermnann; pero sería con seguridad un hombre muy diferente del que soy ahora y es probable que nos hubiésemos llevado muy bien. Tu amistad me habría hecho feliz, y también habría sido dichoso si hubieras sido mi jefe, tío, mi abuelo, incluso (aunque en este caso con mayor reticencia) mi suegro. Pero justamente como padre eres demasiado fuerte para mí, en especial porque mis hermanos murieron jóvenes, las hermanas llegaron mucho tiempo después y yo tuve que soportar solo los primeros embates; era demasiado débil para eso.

*Para entender las demás obra de este escritor, es importante leer esta carta para saber de qué van sus libros y no decir que era un escritor enfermo.

La dominación  y el poder de su padre  marcaron en él lo que fue la vida de Kafka.

Nota: Según su mejor amigo Max Brod, Kafka en realidad le dio la carta a su madre para que ella se la hiciera llegar a su padre. Su madre nunca entregó la carta, sino que se la devolvió a su hijo.

 

Anuncios

20 comentarios sobre “Carta al Padre – Franz Kafka

  1. Caramba!!! No sabía nada de su biografía… Aún recuerdo el inventario de desconcierto que me produjo la lectura de su Metamorfosis. Pobre criatura, debió sentirse como una cucaracha ante la enfermiza severidad de su padre. Tal vez fuese su desdichada infancia, una marca indeleble, que ensució el resto de su vida.
    Gracias por tu esclarecedor aporte.
    Un abrazo

    Me gusta

    1. Gracias por comentar el post.
      Kafka es uno de mis escritores favoritos, no tanto por sus narraciones, más bien es por su estilo de escritura. Es tan real, se muestra como es y no tiene miedo de decir las cosas que siente.
      Quisiera leer más libros de él, por ahora vamos con los cuentos 😀

      Le gusta a 1 persona

      1. Solo he leído La Metamorfosis, hace muchísimo. . tendría catorce primaveras y con su lectura me sucedió algo parecido, era novedoso desconcertante y real, pura magia.
        Besos🌼

        Me gusta

  2. Interesante.Nunca he podido leer a Kafka; se me hacía angustioso, claustrofóbico y deprimente, por más que compartiera las ideas que él defiende en La metamorfosis y El proceso, por ejemplo.

    Me gusta

    1. Ja ja, en realidad yo lo admiro, por su madurez, confianza en él mismo y sobre todo por no guardarse nada.
      Me parece angustioso sí, pero ahí se puede ir con él tranquilamente tomado de la mano.

      Le gusta a 1 persona

  3. Magnífica como siempre Inhalando Líneas, este libro marcó una parte de mi adolescencia, y aún lo recuerdo con gratitud. Mi relación con mi padre fue lo contrario a lo que vivió Kafka. Qué triste leer algo así.
    Pasaba a comentarte y a deserte feliz día de la amistad (un poco atrasado) Salud!

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Escribo en el blog para no ahogarme con las letras, porque a veces me atolondran, se me desbordan y qué mejor manera dejándolas aquí donde alguien más pueda leerme.
      Besitos
      gracias por pasart. :3

      Le gusta a 1 persona

  4. Hola,
    Kafka me ha traído hasta ti. Yo lei La metamorfosis de niño y me dejó indiferente, años después El proceso que me angustió muchísimo y este año El castillo que ha sido el que más he disfrutado un montón.
    El libro que comentas está en la lista de lecturas que me apetecen.
    Te felicito por no limitarte a hacer un resumen del libro, ¡así da gusto!

    Aprovecho para invitarte a tomar un té con hierbabuena por El zoco del escriba y hablar de Kafka o de lo que quieras.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s