Inhalando Líneas·Relato 2017

Historia de un peregrino errante

        Existió una vez una luz que poseía manos de arena deslucida que cargaban con el mundo. Esta luz brilló y con ese primer destello formó un ser con espalda de océano indescifrable, que se convirtió en un pasajero flotante de cuerpo firme. Se descubría perdido en un laberinto de piedras que habitan en la memoria. Esclavo de la sangre; inmóvil y rebelde con sonrisa púrpura que ceñía de arrebol sus mejillas, tenía el cuerpo pálido casi transparente que brillaba azulado en la oscuridad.

         Fue una vanidad de la creación convertida en historia amarga. Lloraba penoso lleno de fe envuelto en un soplo de abandono. El aire marino palpitaba en las regiones de su conciencia convirtiéndolo en cuerpo, en luz, en fuego.  Algo oscuro y bestial con su negra estela de hedor buscaba adueñarse de su existencia, pero él huyó despavorido de ese paraíso lleno de polvo.

Para no perderse sonríe con orgullo sin envidiar a las estrellas y deja que lo arrastren las nubes. Se va rugiendo con furor convirtiéndose en un peregrino errante de cuerpo firme que ahora habita matizado en la memoria.

media_thumb-link-7162

 

Relato 2017

Autorretrato

   Soy la dureza que camina dentro de mí, que camina conmigo. Emerjo completamente de Dios, como un ser único que no se esconde, que al cerrar los ojos puede oler y sentir las veces que fue esclava en la tierra, por el trabajo, por las obligaciones; soy el océano de mis padres, ellos navegan en mí y me muevo por ellos. Los arrastro a mis anhelos, a mis sueños. Soy la tierra que buscan para aplacarse humeantes lleno de orgullo y temor por mí. Si me hundo en lo desconocido ellos me dejan caer para después verme salir triunfal de ese viaje.

Isabel ftEstoy hecha de recuerdos; de alcohol, de gritos, de peleas, de esfuerzos, de enojo, de amor, de odio, de lo complicado de la vida, de las experiencias fructíferas, de los terrores nocturnos, del insomnio, de ojeras, del miedo al fracaso. Estoy hecha completamente de vergüenza, de complejos, de fornicaciones mentales, de sonrisas inocentes, de dos pechos, de una lengua que no se calla. Estoy hecha de poesía, de letras, de historias, de amor, de esperanza, de caídas, de futuro, de sueños. Estoy hecha de lágrimas, de nudos en la garganta, de estrés, de: “Isabel, eso no puedes hacer”.

Sigue leyendo “Autorretrato”

Hojas Sueltas·Inhalando Líneas

Sin Carretera

Su bandera se mantiene a flote

No sabe a qué hogar pertenece, no sabe si tiene un sitio.

Hay ruinas de lo que fue un pasado del viajero obligado

que se levanta de su lecho para beber una cerveza

que lo amarra a su camino.

Trata de alcanzar un sueño imposible, se vuelve vagabundo en su propia casa.

**

Con la camisa rota y sin su manto de colores

habita territorios en la calle;

hecha raíces, pierde la inocencia,

pierde la memoria.

Habita en un lapso de su tiempo.

Deja huellas en un planeta que se despedaza ante él.

Camina por ahí soñando

mitad cielo, mitad tierra

Aferrándose a la orilla para no irse.

**

Viene de lejos, ni siquiera llega

Lo espera gente que dará frutos.

Vuelve su rostro al mundo que quiere; emigra, vuela.

Pasea por calles de derrota

Solitario murmurando

escuchando el abandono de una ciudad que es mina del tiempo.

Lo araña el odio.

Nadie lo consuela

Es huérfano en busca de destino.

Inhalando Líneas

Hay Cadáveres de Néstor Perlongher

  *Este es un pequeño análisis de partes del largo poema «Hay Cadáveres» de Néstor Perlongher.

Pueden leerlo aquí
Pueden escucharlo acá

         Néstor Perlongher escribe «Hay Cadáveres» durante un largo viaje a Buenos Aires en 1981. El poema tiene un estilo neobarroso que plantea la relación entre poesía, política y memoria, logrando una escritura que causa horror de la realidad.

         En la poesía, el lenguaje es el elemento principal de las ideas, no funciona solo como «algo» que capta las palabras, sino que nos llama a sentirlas. El poema «Hay Cadáveres» evidencia ese problema moral del que hablaba Terry Eagleton: «Los poemas son declaraciones morales, entonces, no porque emitan juicios severos según un determinado código, sino porque tratan de valores humanos, de significados y propósitos»   Sigue leyendo “Hay Cadáveres de Néstor Perlongher”

Clásicos·Inhalando Líneas·Mis Lecturas·Recomendaciones·Reseñas

Persuasión de Jane Austen

Había abandonado el blog por razones meramente educativas y volví pero para hablarles sobre la novela “Persuasión” de Jane Austen que pueden leerlo aquí.

Jane Austen es despiadada y brillante; es sarcástica, sutil y maravillosamente ingeniosa, escribe en una cuestión de hecho que el absurdo de sus personajes está a la vista, Sir Walter Elliot es un tonto completo. El hombre está completamente en quiebra, pero se niega a reducir sus gastos ridículamente altos o vender cualquiera de sus tierras. Está tan obsesionado con su imagen exterior que arriesga todo a mantenerlo en un estado de lo que percibe como perfección.

jane

Luego está la forma en que percibe a sus hijas. Elizabeth es vana y estúpida como él, pero para su padre, ella es maravillosa. Se adhiere al estricto código de la costumbre femenina/hija; la protagonista Anne, por otra parte, es inteligente, amable y ocasionalmente habla usando su cerebro; así, su padre y su hermana la ven como un mueble más de la casa. Ella es “solo Anne”, no hay afecto por la hermana menor porque en ella no está tan fijada la belleza en su imagen exterior. Ella es apartada y rara vez escuchada. Al comienzo de la novela, esto es tanto, que ni siquiera se siente como si estuviera presente.

La heroína inicialmente silenciosa, es eclipsada por la naturaleza ridícula de la sociedad.

Sigue leyendo “Persuasión de Jane Austen”

Inhalando Líneas

Día/rio

Leo  «el tercer secreto» de Steve Berry. Al llegar a la parte en donde menciona a la Ciudad del Vaticano; la fe, la Iglesia Católica, cierro con ímpetu el libro y lo guardo. Me frustro por mi falta de interés en ese tema. ¡Denme la vida no la fe!

Creo que no tengo la capacidad de tejer pensamientos. En este momento mi estado mental está seducido por imágenes instantáneas y  reflexiones desubicadas. Palabras que van y vienen y no logro apresarlas. Quisiera tener un poco de coherencia pero estoy tan encadenada a ti y a mí.

Hoy desperté cansada, descorazonada y fría, un poco más que los últimos días. Mi vida se debate entre escudriñarme; hallarme, saber qué quiero y libros y más libros. Muchas veces desaparece el placer de leer y me escudriño intelectualmente y me siento vacía -comparada con otras personas-, sentimentalmente soy un asco y emocionalmente ni se diga; soy una mezcla de ansiedad y desesperación interrumpida por las tareas diarias y los mensajes que no quiero leer. De repente me encuentro vacilando entre las hojas de papel y me pregunto si vale la pena que sean leídas por un ojo humano.

Continúo leyendo y mi alma recepta cada minuto, cada cúmulo de nebulosa abstraída de los libros; es algo que me eleva y me desconecta de todos ustedes.

Esta tarde está lloviendo, teclas y una hoja en blanco son mi consuelo. Se viene a mi mente tu pelo y tu rostro de estudiante torturado [sic]. Cerré los ojos un momento y vi mujeres cavando fosas en un jardín; luego las matan caen dentro de esas fosas y sus maridos se ahorran de comprar flores.  -Diosmío ¿por qué?-

Escucho a Miles Davis y su tema Kind of Blue.  «Sigue así»,  el sonido de las cucharas en los platos; los perros ladrando, la música de fondo, vuelvo a escuchar… «Sigue así». Proust dijo: «nunca se sabe de dónde vienen los ruidos» pero yo lo sé y así sigue, así sigue lo que me dice un ruido en mi cabeza que me envía a la deriva, pero no me caigo y marco una letra en la hoja en blanco y la miro como mirando un vacío, y pienso en ti.

Capturo lo gris en el altibajo de la trompeta de Kind of blue y recuerdo a Juliette Greco, la musa de los existencialistas franceses, con un cigarrillo en la comisura de sus labios; sus ojos delineados, el flequillo en su frente que la hacían eróticamente-artística y lo que expresa Sartre de ella: «Tiene millones de poemas en su garganta que nunca han sido escritos» empiezo a recrear en mi mente lo que significaba querer algo distinto a la música como lo decía Miles Davis: «la música era toda mi vida hasta que conocí a Juliette»; y pienso en ti, pienso en que nada me era más sentimentalmente atrayente que lo oscuro de tu forma de ser, y hay cosas que no te digo, que no puedo decir.

En fin, todo esto lo digo para que cuando leas algún poema que yo haya escrito, sea dicho como: «tenía millones de poemas que se aglutinan en su garganta, queda sin decir nada» o también como: «poemas para leer en el baño»

Clásicos·Inhalando Líneas

Carta al Padre – Franz Kafka

Como el mismo título del libro lo dice, Franz Kafka le redactó una carta a su padre en la que le decía lo que nunca pudo decirle en persona.

Le reprocha el autoritarismo y la dominación que tenía para él en su estilo de vida y en la educación, con una madre que actuaba a lo que decía el marido, hacía lo que él quería, decía lo que él quería oír.

images

La niñez y la juventud de Franz estaban dominadas por el padre quien no lograba que los hijos aprendieran mejor de él; lo único que logró es que lo odiaran y cada cual hizo una versión mala de lo que él no quería. Con el pretexto de siempre echarles en cara de que él había sobrevivido y llegado a donde está por méritos propios, humillaba  a la familia; los hacía ver como unos parásitos, Nadie podía expresarse; los trataba como inútiles, les decía cerdos cuando estaban comiendo, pero él no daba ejemplo porque hasta las uñas se las cortaba en la mesa.

Sigue leyendo “Carta al Padre – Franz Kafka”