Inhalando Líneas

La ventana

Reblog de Revista Liberoamérica, un cuento que escribí: La ventana.

Link ————> https://liberoamerica.com/2018/09/04/la-ventana/

Años después de la partida de mi padre me vi en la obligación de querer salir de casa, no soportaba a mi madre, no soportaba el barrio. Todos los días tenía que aguantar a los pescadores que se arrimaban a la puerta a entregar conchas, caracoles, camarones o alguna tilapia y me veía obligada a recoger los encargos, porque de eso vivíamos. Yo olía a pescado todo el tiempo, me convencí que era hija de un pescador que se aburrió de naufragar en casa.

Las mañanas de los viernes eran más pesadas, tenía que cargar con un cubo lleno de caracoles. Mí día a día era eso: un ir y venir. Este trabajo lo hacía mi padre después de desembarcar. Ahora me tocaba avanzar slow mientras mis pensamientos daban vueltas en espiral como el caparazón de aquellos caracoles que me hacían arrastrar las piernas mientras los cargaba. Mi cabello siempre estaba ardiente, era de color rojo, el predicador de la esquina me miraba deseoso, sentía que quería tocarlo, olerlo y tenerlo entre sus dedos. «Porque así ha dicho el Señor DIOS: En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en quietud y confianza está vuestro poder. Y dijisteis: No, porque huiremos a caballo. Por tanto, huiréis. Y: Sobre corceles veloces cabalgaremos». Cada vez que decía «cabalgaremos» yo lo miraba, sacaba dos caracoles y los frotaba frente a él y él se enrojecía.

el tejedor del tiempoAcostada después de haberme dado un baño que me quitó la espesa sal que raspaba mi alma, sentí ganas de navegar. «Quiero ir a pescar» le dije a mi mamá quien, después de la partida de mi padre, había asumido el rol de trabajar para mantener el hogar. «No vas a pescar, lo que harás es ir a recoger caracoles a la orilla del río. Lleva a tu hermano». Mi hermano tenía 8 años, era autista, me volvía loca todo el tiempo, siempre quería saber lo que pasaba alrededor, muchas veces se nos perdía pero, como el lugar donde vivíamos era pequeño, lo encontrábamos en algún árbol, una orilla o entre los montes. No me quería hacer cargo de él, su comportamiento era incoherente muchas veces, otras veces no quería quedarse solo, hacía avioncitos de papel mientras me esperaba en el bote cuando yo recogía los caracoles.

Sigue leyendo “La ventana”

Inhalando Líneas·Literatura Latinoamericana·Mis Lecturas

La crisis del «no tiempo» como puente a las comunidades solidarias en el cuento “La autopista del sur” de Julio Cortázar

El autor del cuento “La autopista del sur” publicado en 1966 junto a otros cuentos en el libro Todos los fuegos el fuego, nació en Ixelles Bélgica el 26 de agosto de 1914. Julio Cortázar fue escritor, traductor en la UNESCO y figura relevante para el boom latinoamericano. Vivió en Argentina (Banfield y Buenos Aires) toda su infancia y juventud hasta ganarse una beca en París en 1951.

jcort.jpg

En la década de los 60, Cortázar fue un fenómeno editorial debido a su sensibilidad artística y su preocupación frente a las sociedades marginales y los problemas políticos. Su literatura está trazada por el realismo mágico, la complejidad de lo real, el existencialismo, las diversidades de la vida y el mundo, y la otredad.  Finalmente, Cortázar murió en París el 12 de febrero de 1984.

La crisis del «no tiempo» como puente a las comunidades solidarias.

Julio Cortázar en su cuento “La autopista del sur” sostiene, como eje temático, el sentido de la solidaridad que emerge en los seres humanos al instante en que ocurre una desgracia. Así se obliga a los involucrados a salir de su zona de confort y del tiempo que rige a los mismos. El cuento comienza exponiendo la importancia temporal que contrasta la inercia de un embotellamiento de carros que pondrá a los personajes, sin identidades ni nombres, en varios aprietos durante toda la trama.

«Al principio la muchacha del Dauphine había insistido en llevar la cuenta del tiempo, aunque al ingeniero del Peugeot 404 le daba ya lo mismo. Cualquiera podía mirar su reloj pero era como si ese tiempo atado a la muñeca derecha o el bip bip de la radio midieran otra cosa…» (Cortázar, 1966)

Sigue leyendo “La crisis del «no tiempo» como puente a las comunidades solidarias en el cuento “La autopista del sur” de Julio Cortázar”

Inhalando Líneas

Léanme en los cronistas: “Algunos no tenemos tiempo para quejarnos”

Saludos terrícolas!

Escribí un texto a propósito de la emigración venezolana. Muchos conocemos lo que ocurre en este país latinoamericano. Algunos ciudadanos, con tiempo, se fueron a Estados Unidos, otros optaron por Europa. Muchos dejaron sus casas, su familia, su trabajo. Dejaron su estilo de vida e incluso cambiaron su oficio. Realicé una entrevista a un joven que llegó a Ecuador en el 2015.

Les dejo el link de Los Cronistas para que pasen a leer la crónica. Mi aporte se titula Algunos no tenemos tiempo para quejarnos espero puedan darse una vuelta y conocer una de las tantas personas que dejan todo en busca de una mejor vida económica.

De paso les dejo un tema que lo considero un Himno contra la Xenofobia.

Rafael Amor – No me llames extranjero (1977)

Saludos y abrazos.

Clásicos·Inhalando Líneas·Mis Lecturas·Recomendaciones

Personajes femeninos en El Quijote de la Mancha

Un poco sobre Marcela, Dorotea, Dulcinea, la duquesa y Altisidora. Personajes femeninos en El Quijote de la Mancha

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha fue publicado por primera vez en 1605 en Madrid. Esta obra de Miguel de Cervantes, es considerada una de las mejores obras literarias de todos los tiempos junto a su Segunda parte publicada en 1615. Este libro ha dado un sinnúmero de reflexiones y nuevas interpretaciones, más allá de mostrarse como una Parodia de las novelas de caballería

Cervantes trata diversos temas relacionados a lo que es la novela pastoril y  nos presenta variados personajes femeninos que aparecen para ocupar roles y mostrar actitudes que crean ruptura en la novela, ya que son mujeres que no se ligan a las condiciones femeninas de la época.

mujeres en dq.jpg
Don Quijote atendido por las mujeres de la posada, pintado por Coypel en el año 1751.

En El Quijote de la Mancha la imagen de la mujer no se encuentra limitada a la de la mujer que es víctima o que simplemente es una mujer de aquellas como a las que recurren algunos escritores de su tiempo, por ejemplo, Góngora quien, a través de sus romances y sonetos con temas principales como el amor, la sátira y lo erótico, describía a la mujer ponderándose de su belleza y quejándose de su desdén; a menudo sirviéndose de un motivo mitológico que le introduce en el tema. En 1588 aparecen las composiciones religiosas y las sátiras a ríos y ciudades; utiliza el soneto en sus composiciones satíricas; empiezan los ataques a la sociedad en general y a las mujeres. «La mayoría de su producción se dedica a temas morales sobre el desengaño. Resurgimiento de los temas satíricos contra las mujeres y algunos oficios».[1]

Por otro lado –en Cervantes– figuras como Dulcinea, Maritornes, Teresa Panza, Marcela, Luscinda, Dorotea, Camila, Zoraida, la duquesa, entre otras, intervienen como una lectura paralela que nos muestra el papel de la mujer en una época patriarcal. Cervantes nos exhibe personajes femeninos que son complejos quienes tienen en claro la enunciación de la autodeterminación y son capaces de decidir por ellas mismas, tal es el caso de Marcela, Dorotea, Altisidora o Leandra, quienes con sus propias palabras y su comportamiento defiende sus derechos y su libertad. Sigue leyendo “Personajes femeninos en El Quijote de la Mancha”

Inhalando Líneas

Leyendo entre líneas.

Inhalando Líneas·Mis Lecturas

Pasen a leerme en Revista Cronopio

Hola amigos!

Acaban de publicar un ensayo que trabajé hace un tiempo sobre el Devenir en los textos de Perlongher.

Lo encuentran aquí

Pasen por ahí dejen su comentario y sus saludos. Sobre todo lean el texto 🙂

Algunos poetas describieron la dictadura a través de la poesía y funcionó como evidencia de un período en el que la censura cultural reprimía cierta expresión literaria, por lo que a través del lenguaje se expresó aquello que no se podía decir abiertamente a todo público. «Si la existencia humana está constituida por el tiempo también lo está por el lenguaje». Para Heidegger el lenguaje es transcendental, sin lenguaje no hay mundo. Perlongher siempre rechazó el uso comunicacional del lenguaje, más bien «prefería deslizarse por sus sonoridades y contorsiones. La sonoridad sensual del texto, la exuberancia del léxico ente el argumento y el derrame poético».

A través de la ficción del lenguaje, y la corporeidad del mismo, Perlongher no sólo pone el cuerpo políticamente descubierto, sino que les devuelve materialidad a los cuerpos desvaídos de los desaparecidos.

Los poemas de Perlongher nos ponen como testigos de las apropiaciones del territorio, de las líneas de fuga de un sujeto y de los variados devenires. La escritura del poema «Hay Cadáveres» tiene que ver con una línea de fuga. A través de la poesía mostraba lo que estaba sucediendo. A bordo de un ómnibus Perlongher va narrando lo que veía en las casas, en los matorrales, en los centros comerciales, en el campo, etc. Perlongher escribe el poema durante un largo viaje a Buenos Aires en 1981. El poema tiene un estilo neobarroso que plantea la relación entre poesía, política y memoria, logrando una escritura que causa horror de la realidad.

Gracias!!

https://www.facebook.com/ispamaga

http://www.revistacronopio.com/?p=22461

Inhalando Líneas·Literatura Latinoamericana

Pasen a leerme en Los Cronistas

Hola amigos.

Hoy les traigo el link de un pequeño texto que escribí y que fue publicado en la página de Loscronistas.net les comparto el link para que pasen a leerlo. El texto se titula Mirar con música y La libertad de descubrir la vida en un libro Me resulta interesante y satisfactorio poder compartir mi blog con ustedes y con aquellos con quienes tenemos intereses similares: poesía, música, cuentos, crónicas, narrativa, reseñas, crítica, cine, etc.

Hace tiempo un docente nos contaba que iba a conocer una parte importante de la Sierra del Ecuador, y se preguntó cómo hacer y qué hacer para ver por primera vez ese lugar que había visto en fotos, en redes y en televisión. Su respuesta fue ponerse en la piel de un gran colonialista que llega por primera vez a un sitio, sin tener la mínima idea de lo que vería o con lo que se hallaría. Imaginaba que al escuchar sonidos detrás de las montañas correría tras ellos e irrumpiría en medio de los matorrales, ensuciándose las manos, cayéndose hasta quedar sediento para maravillarse con lo que se encontraría.

De todo eso se trata la experiencia. El cronista Martín Caparrós habla mucho de la contemplación aguda y el exotismo como condición de la mirada, es algo que refleja en sus crónicas y dice que a diferencia de ver, «mirar es la búsqueda, la actitud consciente y voluntaria de tratar de aprehender lo que hay alrededor. (…) Mirar, escuchar: ponerse en modo esponja». Interesarse por las cosas que ocurren a nuestro alrededor es lo más cercano a contar, ponerse en el campo de lo real nos invita a ser parte de la escritura como un acto político. Colocarse en el texto es substancial para sentir la imagen que se proyecta en una historia. Nuestra actitud debe ser como la del león, saber que si no se está atento, si no se mira con atención, se nos va la presa y nos quedamos sin comer. Así, si el escritor no mira, si no detiene su mirada a la narrativa física que se guarda como enigma a nuestro alrededor, no tendrá historias que contar.

***********************************

Nunca sé cuándo voy a escribir o cuándo voy a sentarme con mi diario o mi blog a contar algo que, deliberadamente, me llame la atención. Pero sí sé cuándo voy a leer, cuándo voy a sentarme en mi cama a pescar un texto al azar y leerlo de golpe o, quizás, releyendo citas marcadas con anticipación.   Hoy, por ejemplo, voy en la metrovía y quiero sacar el libro El beso de la mujer araña  ̶ tengo que leerlo para una clase ̶  y lo único que se me viene a la mente es Ricardo Piglia.

Ricardo Piglia subiéndose a un tren. Ricardo Piglia caminando por una calle rocosa. Ricardo Piglia saltando barandas de paredes ajenas. Ricardo Piglia robando flores de un jardín. Ricardo Piglia con el ceño fruncido, leyendo un libro. Ricardo Piglia juzgando a Emilio Renzi. Ricardo Piglia hablando con la gente. Ricardo Piglia preguntándome qué voy a leer. Ricardo Piglia preguntándose qué es un lector. Todo eso mientras él lleva un libro en sus manos.

Espero les guste!

Nos estamos leyendo, saludos.